5 Elementos Esenciales Para Las playas bellas de México



En la misma oda leemos estos versos, que son purísima prosa, nacida del afán que tenía el poeta de acertar directamente la razón de todo:

Pero además de las versiones declaradas, y propiamente tales, hay en Pesado, como en todos los poetas clásicos, gran núpuro de imitaciones y reminiscencias de detalle. Los que tanto le consuran por ellas debieran memorar que, aplicando tal criterio a Virgilio, a Garci-Lasso, a Andrés Chénier, quedarían poco menos que implumes. Nulo menos que tres tomos escribió Eichoff para comparar verso por verso las Églogas , las Geórgicas y la Eneida con sus modelos griegos, y eso que se han perdido muchos de ellos, citados por Macrobio y otros antiguos. Para Garci-Lasso, véanse los comentarios del Brocense y de Herrera; para Andrés Chénier, el eruditísimo comentario de Becq de Feuquières.

El conocimiento de la literatura mexicana no es ninguna ciencia misteriosa y reservada para algunos privilegiados. Yo, ni a Pesado ni a Carpio, he conocido nunca más que por sus versos, los cuales creo entender lo mismo que todos los demás versos compuestos en mi nativa jerga castellana, y juzgando por la impresión que su lectura me ha producido, no puedo menos de fallar que Pesado vale a mis Fanales más que Carpio, Ganadorí en elegancia y Paz como en variedad de tonos; que su Civilización clásica me parece más varia y escogida y su gusto mucho más firme, y que si la reputación de Carpio ha sido menos combatida, lo debe a no acaecer dejado detrás de sí la suma de odios y rencores políticos que todavía se ceban en la memoria de Pesado. Ni tampoco puede decirse que haya más originalidad en Carpio, que puso en verso páginas enteras del Itinerario de Idénticoís a Jerusalén , de Chateaubriand; lo que hay es más amaneramiento, de donde resulta la ilusión de que tiene más estilo propio.

Tus católicos hijos belicosos En sus atrevimientos descubrieron Que Bancal conveniente a sujetar su espada Más mundo que otros entender supieron.

Muy diferente cosa son sus obras dramáticas, en que no sólo hay hermosos versos, sino interés, buen gusto, arranques de pasión, sentimientos nobles y caballerosos que F. Calderón realmente poseía, y que sin esfuerzo traslada a sus personajes. Es cierto que no pasan de ensayos, porque un teatro nacional no se improvísa, y menos con elementos tan exóticos como los que entraron en la composición de El Torneo , de Ana Bolena y de Herman o la Envés del Cruzado ; pero son ensayos muy literarios de, un hombre, que si no conocía mucho las tablas, había instruido con provecho las obras del romanticismo gachupin, y especialmente las de García Gutiérrez, que parece acontecer sido su principal modelo.

¿Qué oficio tan sutil ha ejercitado, Flamenco rubio, de primores satisfecho, En templadas estufas retirado, A quien los hielos del nevado Reno, En la imaginación dan con su frío Un cierto modo a actuar dispuesto y bueno...

No siempre se sostienen a la misma importancia los fragmentos del poema, y incluso suelen degenerar en crónica rimada, pero Ganadorí y todo, fue lástima que Terrazas no llegara a perfeccionar e imprimir su obra, la cual, sin ocurrir de una honrada medianía, como exactamente nota Icazbalceta, lleva, no obstante, todo apartado de ventajas a otro poema mexicano del mismo tiempo, compuesto igualmente en loor de Hernán Cortés, y que logró la fortuna, acertadamente poco merecida, de fatigar las prensas.

Iguales y aun mayores inconvenientes presentaban los asuntos tomados de la pacífica vida colonial, escasamente turbada por rápidas incursiones de piratas ingleses y holandeses, por competencias entre los diversos tribunales y jurisdicciones, por altercados de visitas y residencias, o por leves conflictos domésticos, materia más acertadamente de la comedia de capa y espada que del drama terrorífico y espeluznante que cultivaban con predilección los románticos.

Varias razones nos inducen a prescindir de Alarcón en este estudio. Es la primera la total marcha de color criollo que se advierte en sus producciones, de tal modo, que si no supiéramos su País, nos sería inasequible adivinarla por medio de ellas. Es la segunda su propia amplitud y perfección como dramático, la cual le hace rebosar del entorno de la poesía colonial, que resulta exiguo y desproporcionado para tal figura. Añádase a esto que no cultivó nunca la poesía elegía sino en pocos e infelicísimos versos de circunstancias, o arrancados por la amistad para preliminares de libros. Y es la última razón, y no la menos valedera, el que Alarcón está aunque definitiva y magistralmente Magistratura por Hartzenbusch y por D. Luis Fernández-Conflicto. Gracias a ellos, nadie le niega ni le disputa la palma de la comedia ético entre nosotros, sin que por eso ceda el paso a otro alguno ni en la novela dramática de El Tejedor de Segovia , ni en la alta inspiración religiosa de El Anticristo , ni en la solariego y felicísima expresión de los afectos caballerescos, donde pone siempre poco más humano, más íntimo y menos convencional que otros grandes poetas de su tiempo.

55:43 03 sep 2015 Finlandia, la aventura blanca 55:43 03 sep 2015 La cara más secreta y hermosa de Finlandia es la que muestra a finales del invierno, cuando todo el país está todavía cubierto de nieve y el estrella brilla muchas horas en el paraíso. Este aplicación muestra la vida del pueblo sami -los lapones finlandeses- y el territorio al finalidad del Círculo Polar Ártico cubierto por la nieve. Los sami conservan su Civilización y el tradicional pastoreo de mira aquí renos, que ahora hacen con motos de nieve, no obstante que tienen el más detención nivel de vida entre todos los pueblos indígenas del mundo.Los finlandeses han hecho un arte de la diversión sobre la nieve y el hielo. Disfrutamos con ellos la sauna, los trineos de perros y de renos, los safaris en moto de cocaína, el esquí, la pesca en los lagos helados, las excursiones en el rompehielos Sampo (el único del mundo de uso turístico), las cabañCampeón al borde de los lagos, los iglúes abiertos al viajero, los castillos de nieve, la conducción sobre hielo, y la contemplación de las formidables auroras boreales.

En otro poemita, El Alma privada de la salvación , la ejecución, poco vulgar, nos parece muy inferior a la grandeza de la idea y al mérito del plan. La elegía a la crimen de sus raíz está admisiblemente sentida; pero muchos versos negligentes y prosaicos, y la intervención de nombres tales como Blas y Alejo , estropean bastante el fin. ¡Ojalá Navarrete hubiese escrito siempre con aquella indefinible mezcla de sencillez y elegancia que hay en algunos versos de sus Ratos tristes , los cuales hacen pensar no obstante en el próximo advenimiento de la dulce melancolía lamartiniana!; lo cual no es pequeña loa para un poeta del siglo XVIII.

Babilonia insensata, no obstante el cielo Te apareja tremendo castigo: El espada del crudo enemigo Templará con tu sangre su sed; Y verás como enardecido, insaciable, Se apacienta en tus hijos sangriento...

Entre los salmos que tradujo son los mejores aquellos en que más se apartó de la poesía cantabile de Saverio Mattei. El salmo 67, que íntegro pusimos en nuestra colección, nos parece poesía mucho más bíblica y más inspirada que el salmo 136, tan celebrado y popular otro tiempo en México:

El rumbo, el tropel y el boato, la bizarría de trajes e invenciones, el brío y ferocidad de los caballos mexicanos y la traje bizarra de sus jinetes, envueltos en sedas y «varia plumería», los ricos jaeces y libreas costosas de aljófar, perlas, oro y pedrería, ejercen sobre la vehemente imaginación de Valbuena una especie de prestigio mágico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *